La etnia Shuar se instaló inicialmente en los territorios que hoy corresponden a la provincia de Morona Santiago, y luego se extendió al resto del territorio amazónico. Actualmente también se encuentran en las provincias de Napo, Pastaza y Zamora Chinchipe, alcanzando una población de 110.000 habitantes. (PRODEPINE 1999).

Aproximadamente 45.000 personas viven en total en las cuencas de los ríos Santiago, Morona y Pastaza. Ocupan el Este de la Provincia de Zamora y Morona Santiago y el Sur de la Provincia de Pastaza.

Su idioma tradicional es el shuar-chicham, perteneciente al idioma jivaroano. La subsistencia se basa principalmente en la horticultura de tubérculos itinerantes, complementada con la caza, la pesca y la recolección artificiales; El cuidado de la parcela y también de la recaudación, corresponde a la mujer. Ella está a cargo de los niños y las tareas del hogar, particularmente la preparación de la chicha y la cocina.

La Vivienda es de forma elíptica, con un espacio interior muy amplio, en el que se encuentran dos zonas restrictivas; El “ekent”, área familiar de mujeres y niños pequeños y el “Tankamash”. Área social de los hijos varones y visitas; La casa shuar tiene piso de tierra, muros con listones de chonta y techo de hojas de palma.

Tradicionalmente el hombre vestía una falda llamada “Itip” tejida en algodón y teñida con tintes naturales: la mujer, una especie de túnica atada en un hombro y ceñida a la cintura con un cordón. En la actualidad es muy común el uso de prendas de modelo occidental. Complementa el vestido con pintura corporal elaborada con achiote.
La mitología shuar está íntimamente ligada a la naturaleza y las leyes del universo, y se manifiesta en una amplia gama de seres superiores relacionados con fenómenos como la creación del mundo, la vida, la muerte y la enfermedad. Los principales son Etsa, Nunkui, Tsunki, la fuerza de Shakaim y su capacidad para trabajar como hombre. Tsunki, por ser primordial del agua, trae la salud. Nunkui fertiliza el chakra, Arútam es fuente de todo bien y hace que el shuar sea invencible en la guerra. Tradicionalmente el pueblo Shuar hizo de la guerra un mecanismo de justicia para restablecer el equilibrio natural.

Shuar es la autodenominación general, sin embargo dentro de la nacionalidad se adoptan diferentes autodenominaciones, que no significan diferencias culturales, sino que se refieren a la ubicación geográfica en la que se basan; Así encontramos: Los Muraya Shuar (pueblo de la montaña) que están asentados en el Valle del río Upano; Los Untsuri Shuar (pueblo numeroso) ubicado entre las Cordilleras del Cóndor y Kutukú; Los Pakanmaya Shuar que viven en el área del Transkutukú.

La lengua materna es el Shuar perteneciente a la Familia Lingüística Jivaroana según la clasificación estudiada por Karsten. Para su interacción con la sociedad nacional, utilizan el castellano como segunda lengua.

Entre las fiestas que adoptaron de sus antepasados ​​y que aún se practican en la mayoría de sus comunidades shuar, podemos señalar la Fiesta de la Chonta, que se suele celebrar en agosto con bailes autóctonos y la cosecha del fruto que se transforma en bebida ; La Fiesta de la Ayahuasca que se suele celebrar en enero con la caminata a las cascadas y montañas sagradas

Fiesta de la Chonta – 
Hasta hace poco la Nacionalidad Shuar solo estaba integrada y organizada en dos grandes grupos: la Federación Interprovincial del Pueblo Shuar del Ecuador, FIPSE, con sede en Macuma, y ​​la Federación Indígena de Centros Shuar, Ficsh, con sede en Sucúa, ambas en Morona. Santiago, que representó el mayor número de indígenas Shuar, con un 65% de su población en la provincia de Morona Santiago y el otro 35% en las provincias de Zamora Chinchipe y Pastaza.

จัดอันดับเว็บพนัน